La Biblia también nos enseña que algunas amistades se deben evitar

La Biblia también nos enseña que algunas amistades se deben evitar

Al ver la necesidad del compañerismo, podríamos pensar que necesitamos todos los amigos que podamos tener. Pero esto no es cierto. Es mejor no tener amigos que tener amigos malos. La Biblia nos dice claramente que debemos evitar ciertas amistades.

 

No os dejéis engañar. Las malas compañías corrompen las buenas costumbres (1 Corintios 15:33).

 

Si queremos la bendición de Dios en nuestra vida, no debemos “andar en consejo de malos”; es decir, no debemos ni buscar ni aceptar su consejo. No debemos “estar en camino de pecadores” significa que no debemos ir a los lugares donde ellos van. Y no debemos “sentarnos en silla de escarnecedores”; es decir, no debemos tener compañerismo con aquellos que se ríen de la Biblia y desprecian las cosas de Dios.

 

 

Para tener amigos que te convienen, debes decir “no” a los amigos que no te convienen. La mayor lección que Dios quiere que saquemos del libro de Proverbios es ésta: no permitas que otras personas te induzcan a hacer lo malo. La Biblia dice:

 

Hijo mío, si los pecadores te quisieran engañar, No consientas (Proverbios 1:10).

 

Una de las palabras más importantes que debemos aprender a decir, es la pequeña palabra de dos letras: “no”. Debemos aprender a decirla amigable, firme y definitivamente.

 

Cuando se te pide hacer algo que viola las convicciones que Dios te ha dado, di “No” y al mismo tiempo identifícate con Jesucristo

 

Si estamos pensando constantemente en nosotros mismos o en lo que la gente piensa de nosotros, nos sentiremos incómodos y tímidos cuando estamos con otras personas.

 

Debemos pedirle a Dios que nos libre de nuestra preocupación por nosotros mismos, de modo que podamos acercarnos a los demás con amor y sincero interés. Si tu actitud necesita un cambio, puedes cambiarla con la ayuda de Dios.